Presentación

Una entrevista en vivo entre un periodista, un político, una actriz y un músico en un escenario teatral. Lo que suceda en esa conversación será material dramático para los artistas, quienes (también presencialmente) usarán el acontecimiento para reaccionar desde lo real o la ficción. Los siete pecados capitales que ha fijado la tradición eclesiástica como disparadores de la reflexión. Cada pecado estará adjudicado a cada político/a. El teatro es representación y los políticos representan a la ciudadanía, pero ambos son parte de una ficción en algún momento, el teatro lo es por su esencia y los políticos porque ficciona un modelo de país. El espectáculo político o artístico produce personajes mediáticos y la cobertura informativa busca captar la atención, ¿del público o la ciudadanía?, ¿cuál sería la diferencia? o, ¿dónde está la frontera? No es un espectáculo, por lo tanto el valor no está en el resultado, sino en el riesgo del diálogo, (¿un diálogo de iguales?) cosa imprescindible en estos tiempos.